Código Ético

Este es el código ético al que se adscriben aquellos que trabajan en nuestro consultorio de adivinación.

Deberes

Honestidad:

El vidente o adivino debe ser una persona honesta con lo que hace e ir con la verdad por delante.

Transparencia

Un vidente o adivino debe ser transparente en todo lo relativo a su trabajo y sus servicios.

Profesionalidad

Un vidente o adivino que ofrece sus servicios debe ser profesional, exhaustivo, meticuloso y riguroso con el trabajo que hace. Sea cual sea la petición, el adivino tiene el deber de trabajar de una manera que respete al consultante y honre el oficio que desempeña.

Efectividad

El vidente o adivino tiene que ser efectivo y claro en su trabajo. Ser profesional implica ofrecer un servicio útil y comprensible para el que lo ha demandado.

Neutralidad

El vidente o adivino debe ser neutral en sus juicios hacia el consultante y hacia toda la información pasada, presente o futura que pueda llegar a conocer. La neutralidad también implica que el adivino no debe tomar jamás una decisión personal por el consultante. Un adivino no dejará que ningún juicio de valor personal influya en su respuesta.

Confidencialidad

Un vidente o adivino debe respetar la confidencialidad de la información de la persona que le consulta. El adivino respeta la intimidad de los consultantes y no comparte ni desvela datos de ningún tipo bajo ninguna circunstancia.

Derechos

Admisión

Un vidente o adivino tiene derecho de admisión a la hora de aceptar una consulta.

Negación

Un vidente o adivino tiene derecho de negar un servicio determinado sea por la razón que sea.

Decisión

Un vidente o adivino tiene derecho de tomar la última decisión en lo que a su oficio atañe.

Contribución

Un vidente o adivino tiene derecho a recibir una contribución estipulada, justa y honrada por los servicios ofrecidos. La naturaleza de esta contribución puede ser material, mental, emocional o espiritual.

Respeto

Un vidente o adivino tiene derecho a ser respetado en el desempeño de su oficio. El adivino honesto merece el mismo respeto que cualquier otro profesional.

Secreto

De mantener en secreto la información sobre su oficio que considere necesaria. Debido a la naturaleza espiritual y religiosa de muchos conocimientos adivinatorios, el derecho de mantener el silencio para respetar estas tradiciones es necesario y obligatorio.