El Arte en la Brujería

El Arte de la Brujería

Apartado introductorio en el que se presentarán los conceptos sobre los cuáles se hablará en el seminario, comenzando con el por qué de que que a la brujería se la considere un arte. Se discutirán los conceptos del arte y la creatividad incidiendo especialmente en su dimensión mágica y espiritual y se enlazará con una primera visión general de qué sentido tiene en relación con la práctica de la brujería. De forma general, se explorará el arte en la brujería partiendo de los siguientes cinco puntos, comentando un poco en cada uno su razón de ser, mi experiencia personal y aconsejando enfoques para trabajar con ellos. 

Programa

El arte como método de trance

Uno de los primeros aspectos en los que el arte nos puede resultar una herramienta útil es a la hora de lograr un trance. El trance producido por poner en práctica o interactuar con diferentes disciplinas artísticas puede ser tanto una forma de meditación como un punto de partida para otras prácticas que requieran de dicho estado. Entre las prácticas más destacadas podemos encontrar escuchar o tocar música o percusión, el canto, el dibujo o la pintura, la danza… 

El arte como canalizador

En muchas ocasiones, el arte es un gran sistema de canalización para comunicarnos con entidades incorpóreas ya sea de forma voluntaria o involuntaria. Se trata de un punto muy ligado al anterior, porque por lo general esta canalización sucede en dicho estado de trance. De nuevo, la disciplina artística utilizada puede variar mucho en función de la situación y la persona, y ofrece un gran número de posibilidades al practicante. Dentro de este apartado podemos hablar además de la inspiración y su concepción mitológica y folklórica que las liga a las musas o seres feéricos. ¿Hasta qué punto, cuando tenemos un brote de arrebatadora inspiración somos nosotros los creadores? ¿De qué forma podemos trabajar con espíritus aliados para potenciar la creatividad o la inspiración? 

El arte como materializador

El arte, en mi práctica personal, es una forma de acumulación de poder sumamente útil. Al concentrarnos en una tarea artística y conseguir el estado de trance, nos hallamos concentrando nuestra energía enteramente en la intención que nos ocupa durante un periodo de tiempo más o menos prolongado. Si en nuestra creación artística incluimos aquello que deseamos materializar en nuestro plano de existencia, la energía que moveremos para ello puede llegar a ser muy intensa. Dentro de este apartado podemos hablar de varias formas de poner en práctica este tipo de hechicería mediante diferentes técnicas artísticas. Un tema interesante a comentar en este punto es la importancia (o no) de la destreza artística en el uso del arte como herramienta mágica. ¿Hasta qué punto es necesaria la buena técnica artística para un buen resultado mágico? También se hablará de algunos mecanismos que contribuyen de forma extra al trance y la acumulación de energía como son la rima o y sobretodo el ritmo, presente en la música, la poesía o en otras disciplinas artísticas y artesanales como el tejido, que también incluyo mucho en mi práctica. 

El arte como transmisor del folklore y la brujería/hechicería popular

Considero interesante incluir este apartado para comentar algunos ejemplos de cómo a lo largo de la historia el arte y la brujería han tenido un nexo común. El arte ha sido desde testigo de muchas creencias folklóricas sobre la brujería y la espiritualidad a transmisor de la misma práctica de la brujería popular, especialmente en la música, la pintura y el grabado. 

El arte para el trabajo devocional

Finalmente, el último punto a tocar es el del arte y la creatividad como ofrenda o en el trabajo devocional. En tiempos dónde entregar las ofrendas tradicionales como comida nos supone mucho menos esfuerzo o sacrificio que antaño, el arte se presenta como una opción de gran valor a la hora de presentar nuestros respetos a ancestros, deidades o entidades con las que se trabaje. Entregar arte es entregar esfuerzo, tiempo, material y nuestra propia energía, y por ello se trata de una gran forma de estrechar relaciones con los seres con los que deseamos un trato cercano. En este apartado podemos hablar de los exvotos como una forma de arte devocional y también de la belleza como una forma de expresión humana a través de la cuál podemos obsequiar (aunque no siempre sea adecuado o correspondiente ofrecer cosas “bellas”). 

Ponenciada realizada por

Natalia Saldaña

Artista,


Construyamos algo juntos.